12 junio 2008

Biografías de baloncesto: Stanley Roberts

Hablando con Mike Hansen sobre Stanley Roberts, con el que coincidió en LSU, me comentó que, técnicamente, Roberts era mucho mejor, en aquella época, que su también compañero Shaquille O'Neal ¿Qué sucedió para que semejante talento acabase como portero de discoteca?

Stanley Roberts, del todo a la nada

Stanley Roberts fue una arriesgada apuesta del Real Madrid a comienzos de los noventa. Le acompañaba en la aventura otro talento con futuro, Carl Herrera. Los dos llegaron al Real Madrid de la mano de Wayne Brabender. Se sabía que -en ambos casos- se trataba de un viaje con fecha de caducidad ya que la NBA estaba a la espera del gigante.

El de Roberts era un físico impresionante para una liga como la española, en realidad para cualquier liga, NBA incluida. Doscientos quince centímetros acompañados de muchos, muchos kilos. El peso se convirtió en una de las cruces del pívot en su estancia europea y finalmente se acabaría convirtiendo en cabeza de turco de una temporada madridista para olvidar. Incluso se le impondría, al final, una multa millonaria con rescisión de contrato incluida. Un gesto para la galería del entonces presidente madridista Ramón Mendoza.

En el draft de 1991 fue elegido por los Orlando Magic en el puesto 23 de la primera ronda. Un puesto demasiado bajo para las expectativas que se habían creado para él en su corta estancia universitaria. Pesaban los informes llegados desde España.

En el año 1999, tras una carrera mediocre y apenas un mes después de fichar por los 76ers, Stanley Roberts fue expulsado de la NBA por consumo de drogas (supuestamente éxtasis). A raíz de conocerse la expulsión declaró: «No sé cómo la droga ha aparecido en mi organismo ya que no recuerdo haberla tomado. Llevo ocho años intachables en la NBA y a las primeras de cambio me echan». Una vez finalizada la sanción, los Raptors anunciaron su fichaje. No obstante no llegó a jugar con la franquicia de Toronto.


En 2004 nos encontramos a nuestro protagonista jugando en la liga de Puerto Rico con los Gallitos de Isabela. Nuevo traspiés y despido por bajo rendimiento.

En 2006 Stanley Roberts apareció una entrevista en la que comentaba que iba a abrir su propio negocio de coches. Las habladurías hablaban de que su verdadero trabajo era todavía menos glamuroso. Finalizaba la entrevista recomendando a las jóvenes estrellas que tuviesen cuidado con las malas compañías...



1 comentario:

Lucas dijo...

La verdad es que es muy triste la historia de Roberts, no sabia nada de donde habia terminado, muy buena información.
Un abrazo!
Te espero por mi blog!