28 noviembre 2019

El jugador más bajo de la historia de la NBA



¿Existe una liga deportiva en la que se midan tantas métricas y récords como en la NBA? Lo dudo. En la NBA tenemos estadísticas de todos los colores, tanto a nivel de equipo como de jugador.

Creo que no me equivoco si digo que a todos nos han llamado la atención esos locos bajitos, jugadores con una altura muy por debajo no ya de la media sino de los bases más bajos de la liga codigo bonus bet365.

El jugador más bajo de la NBA


El jugador con menos estatura de entre los miles que han jugado en la NBA desde su fundación es Muggsy Bogues. Muchos supimos de él cuando vino a España a disputar —y ganar— el mundial de 1986 (fue el último equipo universitario que ganó una medalla de oro en una olimpiada o mundial). Atrás quedaban una infancia complicada (criado por su madre en las viviendas sociales de Baltimore) y una beca universitaria que le llevó a jugar a Wake Forest.

En aquel equipo, dirigido por Lute Olson, estaban también Tommy Amaker, Steve Kerr, Kenny Smith, Sean Elliott, Derrick McKey, Rony Seikaly, David Robinson, Tom Hammonds, Brian Shaw, Armen Gilliam y Charles Smith. Muggsy Bogues fue, sin duda, una de las sensaciones del campeonato, por su altura pero también por su velocidad y espectacularidad.

Tras su elección por los Washington Bullets en el draft de 1988 (puesto 12) Bogues jugó en cuatro franquicias de la NBA (Bullets, Hornets, Warriors y Raptors) durante 14 temporadas y se le recuerda, sobre todo, por su época en los Bullets, cuando durante una temporada (1987/88) formó una «extraña pareja» con Manute Bol (el jugador más alto —junto con Gheorghe Muresan— que haya jugado en la NBA).

Sus estadísticas dejan claro que su paso por la NBA fue más que notable teniendo en cuenta la estatura y el físico de sus rivales: 28,6 minutos de media, 7,7 puntos (su porcentaje de triples no llegó al 28 %) y 7,6 asistencias. Hasta la fecha, también es el líder de la franquicia de los Hornets tanto en robos como en asistencias.

Lista histórica de los jugadores más bajos de la NBA


1. Muggsy Bogues (Bullets, Hornets, Warriors y Raptors): 1,60 m.
2. Earl Boykins (Nets, Cavaliers, Magic, Clippers + otros 6 equipos): 1,65 m.
3. M. Hirsch, Greg Grant, Keith Jennings, H. Klotz, W. Misaka, Monte Towe y Spud Web: 1,70 m.

(la tenéis ampliada en la Wikipedia):

síguenos en Twitter / FaceBook

Michael Jordan y Nike, una historia de éxito

Michael Jordan y Nike

En marzo de 1985 aparecieron las primeras zapatillas Air Jordan en las tiendas de deporte de Estados Unidos. Aquella fecha marcó un antes y un después, tanto en la historia de Nike como en la del propio Michael Jordan. Jordan era en aquel entonces un rookie que venía de ser campeón universitario con North Carolina en 1982 (allí calzaba Converse, como el resto del equipo) y olímpico con la selección estadounidense que derrotó a España en la final de Los Ángeles 84 (también calzando Converse).

Si bien la Final Four de la NCAA de 1985 fue disputada por primera vez por cuatro equipos uniformados por Nike (Vilanova, Georgetown, Memphis State y Saint John's), fue, sin duda, el fichaje del rookie de los Chicago Bulls el que propició el imparable ascenso de la empresa de Beaverton (Oregón) hasta el primer escalafón de las marcas deportivas de todo el mundo, donde sigue instalada en la actualidad.

El fichaje de Jordan por Nike


Michael Jordan, al finalizar su periplo universitario, quería firmar con Adidas pero la multinacional alemana tenía serios problemas en la dirección de la empresa. Adi Dassler, el fundador, había fallecido en 1978 y su mujer se había hecho cargo de la empresa, colocando a los distintos miembros de la familia al frente de las distintas divisiones.

Las negociaciones con Adidas no llegaron a ningún lado y Jordan se reunió con Converse junto a su padre y a su agente David Falk. Converse calzaba entonces —¿os acordáis de los anuncios en Gigantes?— a Magic, Bird, Dr. J y compañía y ofreció a Jordan estar al mismo nivel que estas estrellas pagándole 100.000 dólares. No fue suficiente.

O.J. Simpson representaba por aquel entonces a la marca Spot-Bilt propiedad de Hyde Athletic y recomendó vivamente el fichaje de Jordan. La reunión tuvo lugar en Washington pero en estas apareció Nike. La compañía de Oregón había presentado sus primeras pérdidas trimestrales en febrero de 1984. Necesitaban a Jordan pero este no tenía interés en reunirse con Nike. De hecho, recién terminadas las olimpiadas le dijo a Falk que se reuniese él solo con Nike y que... le consiguiese el contrato con Adidas. Como Falk no podía ir a la reunión sin Jordan llamó a los padres de este para que le presionasen.

Al final, la reunión y presentación tuvo lugar en Oregón (allí estaban Knight y Sonny Vaccaro). Nike ofreció 500.000 dólares por cinco años —una locura para la época— más opciones sobre acciones, aunque incluyó una serie de cláusulas en el contrato para salirse del mismo en el caso de que Jordan no cumpliese con las expectativas. Antes de firmar el contrato, Jordan ofreció a Adidas la oportunidad de firmar con ellos si igualaban la oferta de Nike. El resto es historia.

Las Air Jordan debutan en la NBA


Temporada 1984-85. La NBA prohibió las Air Jordan por falta de uniformidad en sus colores y decidió multar al jugador con 5.000 dólares cada vez que jugase con ellas. Nike pagó las multas y se sacó un anuncio de la manga:


Jordan ganaría el título a rookie del año, promediando 28,2 puntos por partido. A final de 1985 Nike había obtenido 100 millones de dólares en ingresos por la venta de las zapas de Michael Jordan.

La relación de Nike con Jordan 30 años después


En 2012, Jordan Brand (una división de Nike participada por el mismo Michael Jordan) vendió 2.500 millones de dólares en zapatillas, el mejor año de su historia. Las Air Jordan supusieron el 58 % de todas las zapatillas de baloncesto vendidas en Estados Unidos aquel año. Muchos de los jóvenes que se las calzaron ni siquiera habían visto jugar a Michael Jordan.

Seguro que Jordan habría podido lograr todos sus éxitos calzando cualquier otra marca deportiva, pero hay que reconocer que Nike tuvo gran parte de culpa en conseguir convertir al mejor jugador de la historia de la NBA en el fenómeno publicitario número uno que todavía es, así como en lograr que el lanzamiento de cada nueva versión de las Nike Air Jordan se convierta en todo un acontecimiento para millones de personas en todo el mundo.

02 agosto 2019

El salario de Luka Doncic



Luka Doncic llegó al Real Madrid en febrero de 2012. Tenía 13 años y procedía del Olimpija de Ljubljana (Eslovenia). Tres años después, concretamente el 30 de abril de 2015 (a los 16 años y dos meses de edad) Luka Doncic debutó en la liga ACB con el primer equipo del Madrid, convirtiéndose en el jugador más joven en hacerlo en la historia del club y en el tercero de la ACB hasta entonces, tras Ricky Rubio y Ángel Rebolo.

La temporada siguiente, pasó a formar parte de la primera plantilla del equipo madridista. Hasta que firmó su primer contrato profesional en 2017 —al cumplir los 18 años— el sueldo de Luka Doncic estaba sometido a la escala salarial marcada por el Real Madrid para los jugadores de la cantera. Doncic era el jugador con el sueldo más bajo de toda la plantilla blanca con el codigo Botemania.

El salario de Luka Doncic con los Dallas Mavericks


- 2018/19: $6.569.040
- 2019/20: $7.693.200
- 2020/21: $8.059.680 (opción del equipo)
- 2021/22: $10.187.435 (opción del equipo)
- 2022/23: $13.365.915 (oferta cualificada)
*Cifras de Hoopshype

Con la fama de ser el mejor jugador internacional en llegar nunca a la NBA —y muchos escépticos en contra— Doncic fue elegido en el tercer puesto del draft de 2018 por Atlanta y fue traspasado inmediatamente a los Dallas Mavericks a cambio de Trae Young, el número cinco. Teniendo en cuenta cómo funcionan los contratos de los novatos elegidos en la primera ronda del draft, a Doncic se le garantizaban las dos primeras temporadas; la tercera y la cuarta será la franquicia la que tendrá la opción de ampliar el contrato (tras el cuarto año se convertiría en agente libre restringido), mientras que la quinta los Mavs tendrán derecho a ejercer una oferta cualificada. Tras esa quinta temporada —Luka tendrá 24 años— se convertiría en agente libre sin restricciones.

Lo normal, a la vista del rendimiento actual del jugador, es que sus emolumentos suban bastante después de la tercera temporada, ya que los equipos pueden ofrecer extensiones por mucho más dinero que el mínimo establecido según las normas del convenio colectivo.

El sueldo de su primera temporada le convierte en el 181° jugador mejor pagado de la NBA (el número 78 entre los bases). Es el quinto Mav en la lista de salarios este año.

Patrocinio de Nike


En su primer año en la NBA Luka Doncic calza Nike, la misma marca que calzaba en Madrid. Al contrato con la marca de Oregón le queda un año de vigencia y no es descabellado pensar que su próximo contrato con esta u otra compañía le acabe suponiendo a Doncic más dinero por este patrocinio que el que recibe en su nómina. Hasta el momento, Luka ha utilizado distintos modelos de Nike y seguramente cualquier nuevo contrato lleve aparejado el lanzamiento de su nueva marca.

Un jugador internacional de primer nivel que habla español perfectamente es, sin duda, un caramelo para cualquier empresa de material deportivo.

síguenos en Twitter / FaceBook

12 febrero 2019



En Estados Unidos hay multitud de ligas profesionales o semiprofesionales, por más que los focos siempre se los lleven los sospechosos habituales. La HBL (The Historical Basketball League) viene a poner el dedo en la llaga en uno de los temas más polémicos del deporte universitario: los jóvenes deportistas que ponen el espectáculo y que generan cuantiosos ingresos para sus alma mater no ven ni un duro de los ingresos generados; muchos de ellos provienen de hogares con graves problemas económicos. La HBL pretende poner fin a esta situación proporcionando ingresos (el límite máximo se ha fijado en 150.000 dólares al año) y educación universitaria a sus jugadores.

Hemos conversado con Rick Volante, director general de la HBL, sobre esta nueva liga. Aquí está la entrevista:

- ¿Cómo surgió la idea de la HBL y quiénes son sus fundadores?

Para empezar, los cofundadores somos Andy Schwarz y yo.

rick volante
Rick Volante, CEO de la HBL.
Intentaré darte la versión más corta: Andy es un economista que durante los últimos años veintitantos años ha llegado a ser experto en la economía deportiva, específicamente en la economía de los deportes universitarios. Andy ha estado implicado en numerosos pleitos relacionados con el deporte universitario – White, O'Bannon, Alston – además, tomó parte en los esfuerzos para conseguir  la sindicalización del equipo de fútbol americano de Northwestern University.

Yo era un estudiante-atleta (béisbol) y he trabajado profesionalmente dentro del deporte, tanto en el lado del negocio como en el legal, durante toda mi carrera, incluyendo un periodo de un año en la Mid-American Conference. Mi experiencia en el deporte universitario fue diferente de la de Andy, pero en última instancia me llevó al mismo lugar: a preguntarme cómo se podría llegar a lograr la reforma radical del deporte universitario de E.E. U.U. Hemos trabajado juntos en la HBL durante los últimos años tres años y medio.

- La HBL ha contratado a David West como su director de operaciones, ¿cómo ayudará esta exestrella de la NBA a la organización?

David está trabajando en diferentes iniciativas dentro de la organización. En este momento se está centrando principalmente en: primero, involucrar a la comunidad profesional del baloncesto; segundo, identificar a los jugadores que la HBL intentará captar en el periodo previo a nuestra temporada inaugural y; tercero, descubrir a los entrenadores, ojeadores, preparadores, personal de desarrollo y al resto del personal de baloncesto al que la HBL empleará.

- West supervisará la relación con la NBA, ¿ya estáis en contacto con la NBA? ¿Cómo ves la relación entre estas dos ligas?

Puedo decir que la NBA está enterada de nuestra existencia y que hemos tenido conversaciones informales, aunque han tenido más que ver con la diligencia debida por ambos lados que con cualquier otra cosa. Pienso que, a largo plazo, la HBL proporcionará jugadores que estarán mejor preparados para la NBA y de este modo mejorará la calidad del talento y el producto final de la NBA. Veo que tenemos el potencial de ser grandes socios estratégicos. Incluso si tienes en cuenta a la G-League, no veo que exista demasiado solapamiento o competencia entre nosotros.

- ¿Qué obstáculos prevés en el futuro? Por ejemplo, oposición de la NCAA, problemas legales o financieros, tener que tratar con jugadores jóvenes, etc.

La competencia de la NCAA y la falta de capital son los dos mayores obstáculos potenciales. Todas las ligas deportivas nuevas tienen que desarrollar fuentes de ingresos constantes para mantenerse y crecer. En cuanto a la NCAA, habrá escepticismo sobre lo desconocido al principio, pero pienso que con las ofertas que haremos, David y el equipo directivo y nuestros inversores-operadores y socios, podremos fichar a algunos de los mejores talentos a nivel mundial desde el primer día.

- El comienzo de la HBL está fijado para la temporada 2020/21. ¿Dónde ves la liga en el año 2030? Número de equipos, derechos de televisión, expansión internacional, etc.).

Estoy tan centrado en el comienzo que es difícil pensar en la décima temporada. Dicho eso, pienso que la HBL será el principal destino para el baloncesto universitario masculino y femenino; tendremos distribución global en una plataforma de contenido de vídeo bajo demanda o por Internet y habremos llegado a la máxima capacidad de expansión (entre 24 y 32 equipos). Cuando la gente piense en el baloncesto universitario, pensará solo en la HBL. Al menos, ese es nuestro objetivo.

---------------------------

La entrevista en inglés:

— How did the idea of the HBL start and who are its founders?

To start, the co-founders are Andy Schwarz and myself. I'll try to give you the (somewhat) short version. Andy is an economist that over the past 20+ years has developed an expertise in sports economics, specifically college sports economics. Andy has been involved in numerous lawsuits within college sports – White, O'Bannon, Alston – plus, he played a part in the Northwestern football unionization efforts. I was a student-athlete (baseball), and have professionally worked within sports (on the business and legal side) for my entire career, including a year-long stint with the Mid-American Conference. My experiences within college athletics were different from Andy's but ultimately led me to the same place – asking how can radical reform in US college sports be achieved. Together, we have worked on the HBL for the past 3 and 1/2 years.

— The HBL hired David West as its COO, how will this former NBA star help the organization?

David is working on a number of initiatives within the organization. His primary focuses at the moment are: (1) engaging the professional basketball community, (2) identifying players the HBL will target in the lead-up to our inaugural season, and (3) identifying coaches, scouts, trainers, development personnel, and other basketball staff that the HBL will hire.

— He will oversee the relationship with the NBA, are you already talking to the NBA? How do you see the relationship between these two leagues?

I can say that the NBA is aware of us, and we have had informal talks, though they've been more about due diligence on both sides than anything. I think that in the long-run, the HBL will provide players that are better prepared for the NBA, which will thereby increase the quality of the talent and the overall product of the NBA. I see us having the potential to be great strategic partners. Even if you account for the G-League, I don't see there being much overlap or competition between us.

— What roadblocks do you foresee in the future? (eg. opposition from the NCAA, legal or financial issues, dealing with young players, etc.)

Competition with the NCAA and being undercapitalized are the two largest potential roadblocks. Any upstart sports league has to develop sources of consistent revenue to sustain and grow the league. As for the NCAA, there will be skepticism of the unknown at first, but I think with the offers we will be making, David and the management team, and our investor-operators and partners will allow us to recruit some of the best talents in the world from day one.

— The HBL is set to start on the 2020/21 season. Where do you see the league in 2030? (Number of teams, TV rights, international expansion, etc.)

I am so focused on the start that it's hard to think about the 10th season. That said, I think the HBL will be the premier destination for men's and women's college basketball; we'll have global distribution on a VOD or OTT content platform, and we'll have reached our maximum capacity for expansion – 24 to 32 teams. When people think of college basketball, their only thought will be the HBL...at least that's our goal.

síguenos en Twitter / FaceBook

01 diciembre 2018

5 preguntas a César de la Fuente, autor de "Legado de un capitán"

legado de un capitan


La temporada del debut de Lalo García en la liga ACB con el extinto Fórum fue mi primera temporada de socio del equipo. Recuerdo cómo salió a la cancha —cuando podía, me sentaba detrás del banquillo del Fórum— el día de su debut, a las órdenes de Pepe Laso. Supongo que muchos lo adoptamos como nuestro jugador favorito por ser joven y de casa.

Todavía tenemos reciente en nuestra memoria la noticia de su desaparición. César de la Fuente ha escrito sobre el Lalo jugador para que esa memoria no se pierda y para que las nuevas generaciones sepan quién era Lalo García. Gracias, César.

— ¿Cómo surge la idea del libro y cuál ha sido el proceso de creación? 

La idea surge a los pocos días de que se confirmara la triste noticia del fallecimiento de Lalo. Fue mi ídolo de infancia y, además, tuve la suerte de trabajar con él años más tarde durante mi etapa dentro del departamento de comunicación del extinguido CB Valladolid (aparte he trabajado en otros clubes como Estudiantes, Fuenlabrada o Granada).

Volviendo a los motivos por los que decidí dar este paso, me parecía muy injusto que nos quedáramos con el recuerdo de sus últimos (y tortuosos) años de vida y olvidáramos por completo todo lo que Lalo aportó tanto al club de sus amores como a la ciudad de Valladolid. Por esta razón digo que la principal palabra que define a este libro es JUSTICIA. Basta ya de recordar a Lalo entre lágrimas, su legado no merece eso. Él nos regaló cientos de momentos épicos sobre el parquet, su mejor sonrisa cuando estaba fuera de él y, ¡cómo no! multitud de risas gracias a sus anécdotas, imitaciones y buen humor. Lo que quiero dejar claro al lector es que este libro narra únicamente la vida de Lalo García desde su primeros pasos y botes en el Colegio La Salle hasta el 24 de mayo de 2001, fecha de su retirada como jugador profesional. Más allá de ese día, no me interesó nada.

La realización del libro me ha llevado cerca de tres años ya que es un trabajo basado, principalmente, en entrevistas (aproximadamente unas 53) a familiares, amigos de la infancia, entrenadores (de base y ACB), compañeros de equipo y selección española, rivales, personajes ilustres de Valladolid, prensa, etc. Todos estos encuentros se han producido en fines de semana, vacaciones o días libres que uno ha ído «robando» a su trabajo y a su vida personal. Pero, como siempre digo, Lalo lo merecía y por tanto, se ha hecho con gusto.

— Apenas tenías cinco años cuando Lalo debutó con el Fórum, ¿cuáles son tus primeros recuerdos de Lalo y por qué crees que se convirtió en tu ídolo? 

Creo que mis primeros recuerdos de Lalo provienen de mi infancia y van ligados irremediablemente al diario El Norte de Castilla. Me explico. Este periódico entra diariamente en mi casa desde que yo tengo uso de razón y, como si de un circuito se tratase, iba (y todavía sigue) pasando por todos los miembros de la familia a lo largo del día: mi madre lee las noticias locales con más detenimiento, mi padre no perdona su cita diaria con los crucigramas y en mi caso era de los que empezaba a leerlo por la sección de deportes, y más concretamente por la que recogía la actualidad del Fórum de Valladolid. Incluso recortaba algunas de las fotos que incorporaban las crónicas de los partidos para, posteriormente, pegarlas en un álbum que todavía guardo con cariño. Como anécdota, años más tarde, y durante mi etapa en el club, se lo llevé a Lalo para que comprobase el nivel de frikismo que tenía cuando era tan solo un niño. Todavía recuerdo su carcajada....

Siempre he sido un apasionado del baloncesto; jugaba, entrené a un equipo de niños en el colegio Lourdes, asistía a Pisuerga asiduamente pero, a diferencia del resto de mis compañeros que solían portar las camisetas de Kobe Bryant, Shaquille Oneal u otras estrellas de la NBA, yo lucía la de Lalo. ¿Por qué? Lo hacía porque él era mi espejo, un tipo de Valladolid que había alcanzado la élite pero que seguía siendo accesible a cualquiera. Además medía prácticamente lo mismo que yo y eso me hacía preguntarme: «Si él ha llegado, ¿por qué yo no puedo conseguirlo?».

— ¿Cómo definirías a Lalo como jugador? 

Lalo era la personificación del sacrificio, la lucha, el compromiso y el sentido de equipo. Un tipo que, como afirman muchos de los protagonistas del libro, era capaz de sacarte de quicio y exigirte lo máximo en entrenos o partidos, pero que, una vez concluidos, dibujaba aquella sonrisa en su cara e iba a saludarte, gastarte una broma o darte un abrazo. Nobleza, esa palabra lo definía a la perfección. 

— ¿Cuál es tu anécdota o historia preferida sobre Lalo de entre todas las que reflejas en el libro?

Tengo varias (jajaja). Si me pides solo una, me quedaría con aquella primera entrevista que le realicé para la revista de mi colegio cuando yo apenas contaba con 13 años. Acudí a la antigua sede del club situada en la calle Pedro Niño y, al comprobar que no había llevado grabadora y que transcribía todas sus respuestas a mano y con no demasiada velocidad, me espetó: «Pero como un periodista como tú no se trae una grabadora, hombre. Podemos estar aquí hasta la madrugada». Mi cara debió ser un poema porque, a los dos segundos, me guiñó un ojo y me tranquilizó diciéndome, «no te preocupes, yo tengo las llaves de la oficina y podemos estar aquí el tiempo que necesites». Ése era Lalo García, un tipo que le dedicaba las mismas atenciones a un niño de 13 años, a un periodista o al político de turno.

— ¿Qué objetivo te has marcado con el libro? 

El principal objetivo del libro ya se ha cumplido, y era convertir las lágrimas en sonrisas. Es decir, ya estaba cansado de que cualquier acto o iniciativa que recordase a Lalo acabase con lágrimas de tristeza en su familia y amigos. Este libro persigue todo lo contrario, que le recordemos con una sonrisa mientras leemos algunas de las divertidas anécdotas que se incluyen en sus páginas narradas por todos los protagonistas que estuvieron cerca de él durante tantos años.

Otro gran objetivo era que cumpliese con las expectativas tanto de Montse, su madre, como de sus hermanas Cuca y Trizzi. Y, por suerte, puedo decir que ha sido así. Ahora, cada vez que nos reunimos para cenar o tomar un café juntos, las sonrisas ganan a las lágrimas. Ese es mi mayor premio.

El libro se puede comprar en la web www.legadodeuncapitan.com, en las tiendas Justo Muñoz y en las oficinas y partidos del CBC Valladolid. También en las librerías Oletvm, Maxtor, Clares, Sandoval, En un bosque de Hojas y El Sueño de Pepa. Todas ellas están ubicadas en Valladolid.

síguenos en Twitter / FaceBook

El jugador más bajo de la historia de la NBA

¿Existe una liga deportiva en la que se midan tantas métricas y récords como en la NBA? Lo dudo. En la NBA tenemos estadísticas de to...