24 agosto 2008

El mate de Rudy Fernández

Artículo de Ignacio López-Calvo

Llega la hora de la venganza. Los españoles perdieron contra EEUU de 37 puntos hace una semana, en lo que fue quizás el mejor partido de los norteamericanos. Se dice que su debilidad es el tiro exterior pero contra España lo metían todo; sobre todo los triples. Antes, en Atenas, España estaba invicta pero acabaron séptimos por haber perdido un solo partido contra los norteamericanos, quienes ya llevaban dos perdidos. Una espectacular actuación del irregular Stephon Marbury, con 31 puntos, les costó las olimpiadas. Bueno, llega la hora de la verdad. El veterano Jason Kidd, de 35 años, tendrá en frente al jovencito Ricky Rubio, quien con 17 años será el medallista más joven de la historia del baloncesto olímpico (antes lo era Tachenco, con casi 19 años). La prensa de Estados Unidos insiste en que, probablemente, Ricky será el número 1 en el draft de dentro de un par de años. Desde luego, ha sido el jugador de baloncesto del que más se ha escrito en estos juegos.

España ha sido claramente el segundo mejor equipo del torneo, el mejor reboteador (y uno de los mejores en rebotes ofensivos) y tiene también, el segundo mejor banquillo. Sin embargo, no es tan bueno en tiros de tres y les falta Calderón, una de las estrellas del equipo. Ya pueden andar inspirados, en especial Navarro, quien ha salido de titular, a pesar del mediocre nivel al que ha jugado en el torneo. Da gusto también ver a Aíto García Reneses, a sus 61 años, por fin como seleccionador nacional. Parece que los norteamericanos han salido con más nervios que los españoles, que saben que no tienen nada que perder y han salido sin complejos. España va ganando de 4 puntos y ¡jugadón de Ricky! Canasta de Navarro y ya tenemos el máximo de déficit de EEUU en el torneo. No está mal para empezar. Me da que se habían confiado después de arrasar a España en el primer partido.

Como ya ocurrió en el primer partido, empieza el desfile de triples de los norteamericanos: 7 de 10, y la cosa se empieza a poner fea. Rudy da un gran pase y luego mete un triple. Se ponen a 9 puntos. Otro triple de Wade (7 de 7 en tiros de campo), pero Rudy responde con otro triple de los suyos y Reyes, el tercer máximo anotador español (contra todo pronóstico), mete otra canasta. Acaba la primera parte y España pierde de 8, gracias a la mediocre defensa de los norteamericanos. Está claro que el gran nivel de Garbajosa y Navarro en otras competiciones ha quedado en el olvido, y son jugadores como Reyes, Rudy Fernández y Ricky Rubio los que les han tomado el relevo.

Tremendo gancho con la izquierda de Gasol, quien luego recibe un golpe en la cara que los árbitros no quieren ver. Nadie ha estado tan cerca de los norteamericanos en la segunda parte. ¡Bomba de Navarro! Marc Gasol falla solito ante la canasta… podrían haberse puesto a dos puntos. ¡Otra bomba de Navarro!, quien con 11 puntos y jugando de base por primera vez en el torneo, está teniendo uno de sus mejores partidos. En el primer partido contra EEUU quedó con 2 de10 en tiros de campo y 0-5 en triples. En 1984 España andaba también a 6 puntos de Michael Jordan, Patrick Ewing y compañía en las Olimpiadas de Los Angeles, hasta que Jordan metió 7 canastas seguidas y acabó con su moral. Esperemos que éste no sea el caso con los chicos de oro.

A cinco minutos del final, España pierde de 4 y jugando con gran confianza, como los campeones del mundo en 2006 que son. Falta en ataque de Wade contra Navarro que no pitan; canasta de Marc Gasol después de una falta que anulan los árbitros. Mucho no nos están ayudando. Alley-oop de Navarro a Pau. Y el tercer cuarto acaba con un precioso gancho con la izquierda de Navarro, quien parece haberse crecido con la ausencia de Calderón.

Comienza el último cuarto. Alley-oop de Rudy a Pau. Todos los triples que estaban metiendo los norteamericanos en la primera parte han ido desapareciendo. En la segunda, han metido sólo 1 de 7. Pero Rudy sí enchufa uno. Los aficionados, vestidos de sevillanas, animan a sus héroes. En una entrada anterior en esta bitácora, titulada “Los peligros del ego”, mencionaba que yo que el gran peligro que tenía EEUU es que se creyeran que esto iba a ser un paseo. Así, algunos de sus comentaristas ya les daban el oro antes de jugar. Bueno, pues éste partido confirma mis sospechas de que tan fácil no lo iban a tener. Ha empezado el último cuarto con un 7-0 para España y están a sólo dos puntos: 89-91. ¿Dónde está ahora la victoria de 37 puntos de hace un par de semanas?

Dos canasta de Bryant se lo acaba de poner cuesta arriba al conjunto hispano. Un triple de Kobe con falta adicional de Rudy puede sellar el partido pero ¡nueva bomba de Navarro! Lleva 17 puntos ya y está dándoles un clínic de cómo meter puntos en la pintura y a la carrerilla. ¡Triple del capitán, Jiménez, quien juega en su tercera Olimpiada! ¡¡A 4 puntos con sólo dos minutos en el marcador! ¡Oh no! Otro triple de Wade y canasta de Kobe, quien lleva 20 puntos ya y celebra con la arrogancia que lo caracteriza.

Kobe trata de robarle el balón a Rudy Fernández, quien se escapa y coloca a Dwight Howard en más de un póster coleccionable con el gran mate de las Olimpiadas. A Nate McMillan, su futuro entrenador con los Pórtland Trail Blazers, se le debe de estar cayendo la baba. Éste ha sido el gran signo de exclamación del equipo español en las Olimpiadas, pese a no haber podido ganar el oro. Y, para que se lleven otro souvenir, Ricky roba limpiamente el balón en los últimos segundos a Chris Paul, el número 2 en la votación para MVP de este año en la NBA.

No pudo ser, qué pena, pero al menos han dejado bien alto el pabellón del baloncesto español. Vale, supongo que se les puede llamar el Redeem Team, pero las han pasado canutas; sobra decir que su actuación no ha tenido nada que ver con el Dream Team de Barcelona 92. De hecho, el marcador final, 118-107, no refleja realmente lo cerca que estuvo España del oro. En cuanto a la selección española, hay que quitarse el sombrero. Son unos figuras… Ah, y Pau Gasol acaba de máximo anotador del torneo y con su reputación de blando restaurada.




No hay comentarios: