27 marzo 2008

Calderón hace un regalo a TJ Ford

Lo cuenta el propio interesado en su blog: “De hecho, ayer -por el martes-, estuve reunido con Sam Mitchell. Hablamos sobre qué podíamos hacer para que el equipo diese un paso adelante para conseguir la mejor clasificación posible de cara a los ‘playoffs’. Y entre los dos llegamos a una conclusión: TJ Ford jugará de titular esos 12 encuentros que nos quedan. Una decisión conjunta en la que se ponen los intereses del equipo por delante de los personales.”

Dicho y hecho: ayer los Raptors volvieron a jugar con Ford de titular y Calderón en el banquillo. Una situación que no se había producido desde que el base americano sufriese la grave lesión que le mantuvo apartado de las canchas durante buena parte de la temporada. Hay que decir que el experimento se saldó con victoria para los Raptors ante los Pistons. Los Raptors no recordaban la última vez que habían vencido a un equipo con un récord de victorias positivo. Lo que cabe preguntarse es ¿debe un entrenador discutir con sus jugadores sus decisiones? Y más aún ¿debe un jugador como Calderón entrar en ese juego?


Sam Mitchell ha perdido últimamente el mando del equipo. No solamente es una cuestión de la mala racha que últimamente viene sufriendo Toronto. En muchos momentos, cuando el equipo ha empezado a naufragar en la cancha no ha sido capaz de enderezar el rumbo y la sensacion últimamente era que así podría, incluso, a llegar a peligrar la clasificación para los play-offs. Esa debe haber sido la señal de alarma que se le ha encendido a Mitchell. El problema es que no deja de ser una señal de debilidad por su parte, al discutir decisiones técnicas con sus jugadores, y por otro lado su decisión permite pensar a cualquiera de sus jugadores que el jefe no tiene claro lo que hace y, lo que es peor, puede ser influenciado.

La otra cuestión es si Calderón debe discutir cuestiones como su titularidad con su entrenador y, sobre todo, aceptar verse desplazado del cinco inicial por un jugador que, a pesar de su gran potencial ofensivo, ha vuelto loco a sus compañeros cuando ha saltado a la cancha. Quizás su postura podría ser discutible en una liga como la ACB en la que la mayor parte de los jugadores entiende y defiende la idea de conjunto. El problema es que la NBA es demasiadas veces una competición de egos en la que el que más se hace notar, en todos los sentidos, tiene más posibilidades de conseguir minutos, reconocimiento y… pasta. Jose, hay que ser más egoísta.

Publicado en Salir a Ganar

No hay comentarios: