03 abril 2010

COACH 'P'

Otro envío de Mike Hansen. ¡Gracias Mike!
Son las seis y media de la tarde y estoy en el AVE rumbo a Madrid para incorporarme a la selección española de veteranos. Le he estado dando algunas vueltas últimamente y creo oportuno dedicarle estas líneas a alguien que para mí ha sido la clave en ilusionar de nuevo a esta ciudad con el basket, en devolvernos a la ACB, en crear un espíritu de equipo dentro del vestuario, algo que no se palpaba desde hace mucho tiempo a orillas del Pisuerga. Estoy hablando de Porfirio Fisac.

Mis raíces americanas me obligan, con vuestro permiso, a referirme a Porfirio Fisac como Coach 'P'. La palabra “Coach” en el lenguaje baloncestístico norteamericano viene a ser algo así como 'Sir' en la cultura británica. Es una palabra que significa mucho más que entrenador, engloba conceptos como liderazgo, formador, sacrificio, trabajo y, sobre todo, respeto. A lo largo de los años he tenido un buen número de entrenadores y en algún momento de la temporada les he llamado cariñosamente 'Coach' a cada uno de ellos.
Sólo he coincidido un par de veces con 'Coach P', y las dos han sido viendo jugar a nuestros hijos en los patios de colegio de nuestra ciudad. Se ha mostrado amable, cercano y humilde, en ambas ocasiones, pero también he captado un 'feeling' de verdadero amor y pasión por este gran deporte. Incluso estuvo echando un 1x1 contra su hija antes de su partido en el Centro Cultural el año pasado. Este es el mismo sentimiento que capté viendo al equipo el año pasado en LEB y el que capto este año en ACB. Dos ligas muy distintas una de la otra, equipos distintos y presupuestos similares, pero el mismo entrenador. Dicen que un árbitro es bueno cuando no te das cuenta de que está ahí. Pues para mí, un entrenador es bueno cuando ocurre lo mismo. El equipo ilusiona y divierte, en muchas ocasiones parece que juega solo, pero la verdad se oculta en el trabajo de 'Coach P' y su equipo en el día a día. Su carácter e ideología se ven reflejadas cada fin de semana sobre la cancha. Pocos entrenadores dan un paso hacia atrás para dar más libertad a sus jugadores, asumen la responsabilidad en las derrotas y ceden la gloria en las victorias.

Nunca es fácil entrenar al equipo de tu ciudad, hay muchos factores que pueden volverse en tu contra cuando las cosas no van bien. Dicho esto, te doy mi enhorabuena por lo que estás haciendo por el basket de nuestra ciudad y no tengo ninguna duda de que la gran mayoría de nosotros pensamos lo mismo.
'Thanks Coach P'!!!
Por cierto, tu hija juega con el mismo carácter y pasión que tú transmites al Blancos de Rueda. ¡Enhorabuena!
All the best,
¡¡¡I Love this game!!!

síguenos en Twitter/ FaceBook