04 septiembre 2010

Lo que hay detrás de los salarios altos

Interesante artículo de Ric Bucher en el último número de ESPN The Magazine sobre el reciente incremento de costes salariales en la NBA.

Según defiende el autor, este verano las franquicias no han tenido reparos en firmar grandes contratos, en parte porque esperan sacar ventaja del lockout que se avecina el año próximo (el segundo en la historia de la liga). Los contratos de los jugadores normalmente se pagan cada dos semanas desde noviembre a abril, y con el cierre patronal los propietarios se evitarían soltar una pasta.

Cuando llegue la negociación, los dueños de las franquicias intentarán pagar menos a los jugadores. ¿Cómo? Las posibilidades serían las siguientes:

1. Reducción de la duración de los contratos más altos.
2. Introducción de contratos parcialmente garantizados.
3. Reducción del importe de todos los contratos o establecimiento de un límite salarial inflexible (ésta es la opción preferida por los equipos y significaría el adiós al luxury tax).

La primera opción podría ser la más factible dado que los salarios de la mayoría de los jugadores están lejos de los sueldos de las estrellas, con lo cual estarían dispuestos a hacerles la putada pascua a sus compañeros y así acabar con el cierre. Habría que ver quién iría con quién a tomarse unas bebidas isotónicas después de los entrenamientos...

A muchos jugadores les tiene que dejar mal cuerpo el recordar el resultado del cierre patronal de la NHL durante la temporada 2004-05. En aquella ocasión, el sindicato de jugadores tuvo que aceptar finalmente una reducción salarial del 25% en todos los contratos existentes.

Además del previsible cierre patronal, la otra causa del alza de este verano ha sido el gran número e importancia de los agentes libres. Se creó más espacio salarial que jugadores estrellas con lo cual han sido jugadores de segundo nivel como Jordan Farmar o Travis Outlaw los que se han visto beneficiados por la necesidad de las franquicias perdedoras de alcanzar el salario mínimo que exige la liga (43,5 millones de dólares).

síguenos en Twitter / Facebook