14 julio 2010

Jesse Jackson y Dan Gilbert, vaya par de bocazas

El reverendo Jesse Jackson, que allá por los ochenta andaba luchando por conseguir la candidatura demócrata para presidente de Estados Unidos, ha llamado negrero a Dan Gilbert, el propietario de los Cavaliers y firmante de la pataleta contra la decisión de Lebron James.

Lo de Dan Gilbert no había por donde cogerlo y se puede resumir en: "Si Lebron era un personaje tan horrible y no lo necesitas para conquistar el anillo, ¿por qué lo quisiste renovar". Lo de Jackson es todavía más grave, dado que no tenía vela en este entierro.

El reverendo aún tiene cierto ascendente en la política de Estados Unidos como líder -venido a menos, por obvias razones- de la minoría negra y, en consecuencia, muchos de los jugadores de la NBA siempre tomarán en cuenta -por convencimiento o porque no les queda otra si quieren evitarse problemas- lo que diga el reverendo lobista. Cuidadito con el que sobrepase con "uno de los nuestros".

Teniendo eso en cuenta, Dan Gilbert esta vez ha acertado al contestar a JJ y ha echado tierra sobre el asunto.

Ya lo dice el comisionado Stern: Jackson es "un buen amigo de la NBA y de nuestros jugadores" y además "trabajan juntos en muchos asuntos". Traducido: Jackson nos la puede liar parda si no andamos con cuidado y para evitarlo la NBA le suelta una pasta.

Aquí los políticos también utilizan el deporte cuando les interesa.