12 mayo 2010

Lebron, ahora o... nunca



Después de 24 horas tras la debacle de Ohio estamos todos un poco más relajados. Aún así, al Rey le están cayendo desde todos los lados. A algunos les debe faltar poco para hablar del famoso "fin de ciclo", aunque los Cavs no son ni el Madrid ni el Barcelona, o hasta cuestionarse si Mr. James puede compararse con los mejores de la historia de la NBA.

Está claro que a Lebron James no le tiene que salir el partido de su vida cada vez que salta a una cancha, ni siquiera ayer fue el peor encuentro de su carrera, ni tampoco su peor partido de playoffs. Ayer se cruzaron unas cuantas órbitas estelares y el MVP debía estar con la mente y el cuerpo en otra dimensión: ni subía el balón, ni se ofrecía a sus compañeros, ni defendía, ni... na de na: torrija total. Por si fuera poco eso, los de verde parecían marcianos arrasando el planeta Tierra en una película de serie B.

Si no lo arregla alguien -y ese alguien tiene que apellidarse James-, mañana se escribirá la página más negra de la historia deportiva de Lebron. Una caída de suficiente magnitud como para hacer que prepare las maletas y deje Ohio precisamente cuando más posibilidades tenía de renovar.

Mientras, por Nueva York se sigue esperando al Rey.

síguenos en Twitter Facebook

No hay comentarios: