23 febrero 2010

Josh Childress no quiere hablar de baloncesto

Desde Tech Corner, su columna en SLAM, Josh Childress, el escolta de peinado afro que dejó la NBA para embarcarse en una aventura griega -a cambio de bastante más pasta de la que podía cobrar en Estados Unidos- nos ilustra cada mes sobre su vida en Grecia. La columna de este mes no tiene desperdicio, para el que no le interese el baloncesto. Los temas que trata:

1. Skype: imprescindible herramienta de comunicación cuando uno vive en El Pireo y los folks en Yanquilandia.
2. ESPN: finalmente se lo han puesto en casa -ahora sale menos que antes- y, alucina, puede ver los partidos de EE. UU. sin anuncios.
3. Su nuevo perro, Beast, es un poco cabezón.

¿Alguien sabe cómo le va por Grecia?

Como dice el mismo Childress: "I was like, This is crazy".