21 julio 2009

Walter Herrman vuelve a casa

En la ACB, Walter Herrmann cuenta con muchos fans y por supuesto que en Argentina también. En la NBA, por el contrario, apenas nadie recordará su paso por la mejor liga del mundo.

Tras una buena primera temporada en la que, en apenas veinte minutos por partido, estuvo por encima de los nueve puntos, todo quedó en un quiero y no puedo en los dos siguientes años. Una auténtica pena porque el que no jugase más (en los tres años el promedio no ha llegado a los trece minutos por partido) no se ha debido a las ganas que ponía el argentino cada vez que saltaba a la cancha -siempre salía con una marcha más que el resto de los jugadores- sino a otros factores; quizás, simplemente, la NBA no era el mejor sitio para él.

El destino en la NBA de Herrman no ha sido muy diferente al de otros extranjeros. Ésa es una historia que nos suena desde que Fernando Martín, y otros después de él, diesen un paso adelante para probarse entre los mejores, dejando fama, comodidades y dinero atrás para correr el riesgo de ser ninguneados, en muchas ocasiones por entrenadores que saldrían del paso en cualquier liga europea (la de los entrenadores extranjeros es la revolución pendiente en la NBA).

Suerte, Walter.