25 junio 2009

¿Por qué nadie quiere jugar en Memphis?

Hasheem Thabeet ha sido el último en dar plantón a los Grizzlies al no acudir al entrenamiento que tenía concertado; los entrenamientos en los que los jugadores que se presentan al Draft tratan de demostrar sus habilidades y conseguir un puesto más alto y, con ello, unos cuantos dólares más.

Antes de Thabeet, Ricky Rubio o Stephen Curry habían pasado de sudar la gota gorda ante los técnicos de Memphis. Todo un papelón cuando se tiene el número dos del Draft.

Visto lo visto, la alternativa que le queda a la franquicia es negociar un traspaso y obtener un par de jugadores a cambio con los que intentar enderezar el rumbo; aunque tampoco parece que estén muy finos a la hora de los fichajes. ¿Por qué no se deshacen de la franquicia de una vez?

En caso de que tuviesen que guiarse por lo visto en los entrenamientos, James Harden -de los pocos que se han presentado en Memphis- sería la opción lógica, con un "pequeño" pero: juega en la misma posición que O.J. Mayo, la elección del año pasado.

No hay comentarios: