27 octubre 2008

Un café con Mike Hansen

Cuando uno tiene la suerte de dejarse caer por casa hay que aprovechar para ver a los amigos. A los viejos, y a los nuevos.


A Mike Hansen tuve la suerte de conocerlo hace un par de años en Bohecillo, a las afueras de Valladolid. Había seguido su trayectoria deportiva desde que se fue a estudiar a Estados Unidos, o mejor, supe de él porque Sergio Luyk -y David Brabender- había hecho las maletas -apenas una nota en Gigantes- y Mike acompañó a Sergio en aquella y otras aventuras. Luego vinieron las entrevistas y las noticias sobre su carrera en Gigantes del Basket, la selección, la ACB, Alemania y finalmente su último destino en el basket "de competición", el C.B. Zamora.

El saber que un jugador que lo ha sido todo seguía dando el callo en las canchas bien valía intentar hablar con él un rato. El resultado de aquella entrevista fueron un par de artículos que dieron que hablar en la red.

Después de escribirle para vernos este mes en Valladolid eché un vistazo a la web de la FEB y descubrí que su nombre no aparecía en la relación de los jugadores más valorados del grupo A de la EBA, tampoco en la plantilla del C.B. Zamora. Sólo había dos explicaciones: una lesión o la retirada.

Mike Hansen ha colgado las botas. Es un decir, porque sigue jugando en la liga senior de Valladolid y, por lo que dice, se lo sigue pasando muy bien. Ya ha dado lo suyo al basket y, como me explico esta mañana, hay otras cosas en la vida que disfrutar y por las que luchar. Las importantes son pocas.

Mike, que te vaya bonito.




No hay comentarios: