30 mayo 2008

Primer español en la final de la NBA

Artículo de Ignacio López

Gasol empieza el partido con un par de mates pero también con un par de tiros de los “blanditos” por los que tanto se le ha criticado últimamente; en total, lleva un parcial de 2 canastas de 9 intentos (sólo tiró a canasta 7 veces en 37 minutos en el último partido). Acaba el primer cuarto con un marcador de 28-15 a favor de San Antonio. La historia dice que cuando se va perdiendo 3-1, la suerte está echada, pero no hace mucho que los Lakers ganaban a los Suns 3-1 y acabaron perdiendo esa eliminatoria. Lo dicho: conviene no ponerse a celebrar antes de tiempo…

Los Spurs les han metido un parcial de 20-3 a los Lakers. Barry, que tuvo quizá el partido de su vida anteayer con 23 puntos (récord en los playoffs para él), incluyendo 5 triples, acaba de meter un triple. Los Lakers han metido sólo 7 de 27, pero Jackson, con su habitual valentía, sigue con Kobe en el banquillo. Se acaba el segundo cuarto y, de pronto, los 17 puntos de ventaja de los Spurs se han quedado en 6. Pero, al menos, los 10 puntos de Michael Finley parecen indican que los Spurs por fin van a conseguir algo de ayuda de su banquillo cuando juegan fuera de casa.

Pau lleva 3 de 11, pero con 6 rebotes ofensivos. Lo que es seguro es que el jugar contra Duncan en esta serie es el mejor clínic que se le puede dar. Cuando queda un minuto para que se acabe el tercer cuarto (en donde suelen perder los Spurs los partidos en estos playoffs), los Lakers se ponen por un punto arriba.

Empieza el último cuarto: gracias, Phil Jackson, por no sentar a Kobe en el banquillo. Creo que con esa decisión pones al equipo en una posición clara para ganar el partido. Kobe está imparable en la segunda parte y se ha puesto al equipo a hombros. Parece que ha decidido que este partido no se le va a escapar: lleva 35 puntos (16 de 30). Ganan de 7 y ya nos hemos olvidado de que perdían de 17.

Gasol ha pillado 19 rebotes (un récord en su carrera en la NBA) y acaba de coger uno ofensivo que puede acabar siendo clave. Acabará el partido con 12 puntos y 4 tapones. Una cosa que no aparece en las estadísticas es que en esta serie Ginóbili y Parker no han metido puntos bajo el aro, como suelen hacer, y creo que eso se debe al factor intimidación en el que tanto Gasol como Odom han hecho un buen papel.

En el otro banquillo los San Antonio Spurs, la franquicia modelo no sólo en baloncesto sino en todos los deportes profesionales norteamericanos, pueden haber llegado al fin de una era. Renovarse o morir. Y la maldición sigue: nunca ganan dos años seguidos.

La última vez que los Lakers estuvieron en la final de la NBA fue en 2004, en la que perdieron contra los Pistons en 5 partidos. No ganan el anillo desde 2002. ¿Será éste el año? Los 39 puntos de Kobe y el juego sumamente irregular tanto de los Celtics como de los Pistons hacen ver las cosas de una manera optimista.

Publicado en El Adelantado de Segovia


No hay comentarios: