27 mayo 2008

Los Angeles Lakers, un equipo

El lunes los Lakers sucumbieron con todas las de la ley en el Alamo Dome de San Antonio. A pesar de semejante batacazo, uno llega a la conclusión que, de los cuatro finalistas, el que tiene más pinta de equipo unido es, precisamente, el de Los Ángeles. Cuestión de lenguaje corporal. Quizás cuestión de tener a un entrenador curtido en mil batallas y que ha conseguido a lo largo de su carrera llevar al redil a más de una megaestrella.

Es una percepción que va más allá de los análisis de planteamientos, jugadas, estado de forma de jugadores, etc. Da la sensación de que cuando las cosas se ponen difíciles, cuando Gasol falla un tiro, Odom pierde un balón, o Bryant falla un pase, siempre está al lado un compañero para animar. Una palmada en el hombro o en el trasero. Un gesto con el dedo. Una mano para levantar al jugador que está tirado en el suelo.

Al final, el resultado de un partido depende de múltiples factores, muchos de ellos ni siquiera controlables por el entrenador o por los jugadores. Pero el tener al lado a unos compañeros a los que respetas y a los que anima, o al menos lo parece, siempre puede ayudar ¿Pueden los Celtics acabar pagando el tener a tres gallitos que parecen estar por encima del bien y del mal?

1 comentario:

Anónimo dijo...

este año nos lo llevamos de calleeee