29 abril 2008

A Lebron James primero le sacuden, y luego se ríen de él

Parece que seguimos en las mismas. Desde que empezamos con esta historia, en cada nuevo partido surge otro intérprete dispuesto a dar la nota. Lo de los Wizards y los Cavaliers va camino de convertirse en una de esas historias barriobajeras de las que seguiremos hablando dentro de unos
años.

Esta vez le ha tocado el turno a Brendan Haywood. Que se ha reído de James después de que, en la rueda de prensa depués del último partido de la serie, Lebron respondiese a las preguntas de los periodistas sobre “el trato” del que está siendo objeto por la defensa de los Wizards y en concreto sobre la caricia de Haywood. Parece que seguimos en las mismas. Desde que empezamos con esta historia en cada nuevo partido surge otro intérprete dispuesto a dar la nota.

Esta vez ha sido Brendan Haywood el que se ha reído de James después de que, en la rueda de prensa, respondiese a las preguntas de los periodistas: antes le había dado cera a la estrella de los Cavaliers.

El "bueno" de Brendan se mofó de esta manera:

"Auuuu" -con voz aguda- "Están intentando hacerme daño."

Y luego siguió: "Quiero decir, venga hombre, estos son los playoffs. Él lleva el número 23, y quiere ser como Michael Jordan, puedo respetar eso, es un gran jugador. A Mike -se permite tutear a Jordan- le hacían faltas más duras que esa. Nadie está tratando de hacerle daño, todos están intentando jugar al baloncesto, tratando de jugar duro. Juega al baloncesto y ya está."

¿Juego duro? ¿Es que no pueden pararle de otra manera? Hace unos cuantos años Larry Bird, después de una derrota de los Celtics en Los Angeles, dijo algo así como que sus compañeros eran unas “nenas”. Kevin McHale pilló la indirecta y casi le corta el cuello a Rambis (por cierto, desde que la NBA llegó a un acuerdo con YouTube parece que ciertos vídeos han desaparecido…). Aquella vez la “jugada” sirvió para cambiar la historia de una final. Claro que aquellos Celtics no eran estos Wizards…


Pongamos algo de música a esta “mítica batalla”.

No hay comentarios: