27 marzo 2007

La vida de Bryant

Kobe Bryant
Con los 50 puntos que Kobe Bryant le endosó el viernes a los Hornets, el escolta de los Lakers ha conseguido unir su nombre, todavía más, al de mitos anotadores como Wilt Chamberlain o Michael Jordan. Durante la semana pasada, Bryant puso las cosas en su sitio anotando 65 puntos contra Portland, 50 contra Minnesota y 60 contra Memphis. Aunque ninguno de los equipos acribillados por la muñeca del base-escolta-alero angelino están en posiciones de play-off, eso no desmerece en absoluto las actuaciones de la megaestrella, y es que a nadie le gusta ser el siguiente al que dejen en ridículo, o dicho de otro modo, a cualquiera le gustaría ser el primero en dejar sin balas a la ametralladora. No se trata de la primera racha anotadora de Kobe: en el año 2003 ya consiguió anotar 40 o más puntos en una serie de 9 partidos consecutivos. Eran los tiempos en los que los Lakers tenían a otro gallo en el gallinero, Shaquille O'Neal, y las exhibiciones anotadoras acabaron en un sonado divorcio y con "Superman" O'Neal en Miami.

La última racha de Bryant se podría explicar, simplemente, considerando que estamos ante uno de los mayores talentos atacantes de la historia de la NBA, pero es que a Bryant, aunque las polémicas hayan rodeado siempre su carrera desde que la iniciara hace ya once años, le han tocado las narices últimamente más de lo normal y ha reaccionado haciendo lo que mejor sabe. Su equipo, antes del comienzo de esta última exhibición de tiro, llevaba perdidos siete partidos de manera consecutiva (la peor marca de Phil Jackson como entrenador) y al mismo tiempo se le acusaba de ser un jugador sucio, por haber sido suspendido un par de veces al haber magullado a sus rivales mediante la expeditiva técnica del uso de los codos. Para regocijo de Jack Nicholson y el resto de la parroquia del Staples Center, los partidazos de su estrella han venido acompañados de la mejor racha de victorias –cuatro– de la temporada.

Aprovechando que hay a la vista marcas que batir, surge el debate sobre quién ha sido o es el mejor anotador de la historia de la liga. Para ensalzar a la hasta hace unas semanas vituperada figura, se dice que Chamberlain jugaba en una época en la que el número de jugadores y de equipos era ridículo comparado con la globalización actual, y por lo tanto su físico y calidad no podían tener parangón ni oposición posible, con el permiso de Bill Rusell. También se comenta que Kareem era un jugador poco versátil o que el tiro de tres de Jordan siempre flojeó. A poco que los Lakers sigan ganando y que a Kobe Bryant le siga sin temblar el pulso, surgirá el debate sobre si sería el justo vencedor del MVP de la temporada, con permiso de Nowitzki o Nash.

La siguiente parada será contra Golden State Warriors, la peor defensa de la liga. ¿Nos apostamos algo a que vuelve a las andadas? A la vista está la posibilidad de empatar la segunda mejor racha anotadora de la historia: Wilt Chamberlain y sus cinco partidos consecutivos, en la temporada 1961-62, anotando 50 o más puntos. La mejor marca –otra vez Chamberlain– está en siete. Eran otros tiempos. O no.

Publicado en Libertad Digital

No hay comentarios: